Buscar

Meditación: entiende el poder de esta práctica para tu vida


Muchos hablan de los beneficios que la práctica constante de la meditación ha aportado a su rutina, mientras que otros afirman que no consiguen concentrarse para alcanzar la plena tranquilidad, aunque lo intenten mediante diversas técnicas.


Pero, ¿por qué a algunas personas les resulta tan difícil sentarse unos instantes y concentrarse en el momento presente?


Se tiende a pensar que la meditación consiste en no pensar en nada, en dejar la mente completamente en blanco, como si se tratara de una hoja de papel vacía, pero este es un error que conduce al abandono temprano de la práctica.


Mientras se está vivo es imposible que la mente humana deje de emitir pensamientos, sensaciones y emociones.


Cuando en una de estas prácticas el maestro o guía espiritual pide al practicante que deje la mente vacía, no se trata de borrar todo de la cabeza, sino de una petición para que el individuo concentre sus pensamientos en un espacio sutil.


Aunque la meditación es una práctica oriental ancestral, hace algún tiempo que ha ganado espacio entre los occidentales. Es por eso que hoy vamos a explicarte mejor los beneficios de esta actividad en la vida diaria. Compruébalo.


Comprensión y conocimiento de la meditación


La meditación consiste en estar presente en el momento presente, se trata de frenar los pensamientos sobre el futuro, dejar de lado las situaciones pasadas, centrarse en el aquí y el ahora.


La práctica va mucho más allá de calmar la mente. Ralentiza el corazón, mejora el flujo sanguíneo del cuerpo, oxigena el cerebro, mejora los pensamientos ante situaciones de conflicto, reduciendo e incluso extinguiendo las acciones impulsivas, enseña a respirar correctamente, además de ayudar en el proceso individual de autodesarrollo.

Al permanecer en el presente, el ser humano puede sentir y disfrutar de todo lo que está sucediendo en el momento exacto, una sensibilidad que acabamos perdiendo debido a la gran cantidad de información visual y auditiva que recibimos todo el tiempo.


La meditación, aunque se practique en grupo, es una actividad individual en la que uno descubre su forma ideal de entrar en un estado de plena conciencia y tranquilidad mental.


Sabiendo esto, los profesionales del campo de la psicología humana han desarrollado diferentes tipos de meditación para que cada persona pueda encontrar la práctica ideal que se adapte a su forma de ser, como la meditación activa, la meditación guiada para lavar los platos, entre otras.


Nos gustaría reforzar que la meditación no consiste en quedarse quieto, sin pensamientos y sólo respirar profundamente. Si piensas así sobre la práctica, cambia completamente de opinión.


Beneficios de la meditación


La meditación aporta muchos beneficios a la mente y al cuerpo. Hemos separado algunos de ellos, ¡compruébalos!


Desarrolla la concentración


Si eres un procrastinador, la meditación contribuye significativamente a aliviar esta característica que dificulta el rendimiento en las tareas diarias.


Como es una práctica que desarrolla el enfoque y la concentración, una vez que aprendemos a prestar toda la atención a aspectos simples, como nuestra respiración o postura, por ejemplo, el enfoque y la concentración se vuelven más consistentes.


Reduce el estrés


Cuando estamos bajo presión, la tensión y el estrés se apoderan no sólo de la mente, sino también del cuerpo, lo que provoca una rigidez en los músculos, especialmente en la zona de los hombros y el cuello.


A través de la meditación es posible lograr un espacio en la mente, incluso bajo presión, ya que la práctica proporciona una sensación de equilibrio y paz interior, aliviando la tensión rutinaria y controlando la presión arterial, factores fundamentales para mantener el bienestar, la salud y reducir el estrés.

Ayuda a lidiar con la ansiedad


Los síntomas de la ansiedad varían de un individuo a otro, pero sabemos que, independientemente del nivel que tenga cada persona, dificulta considerablemente la ejecución de las tareas rutinarias.


La meditación, al traer al individuo al momento presente, ayuda a reducir los pensamientos futuros que vienen corriendo a la mente.Los que llevan mucho tiempo practicando la meditación no dejan de sentir ansiedad, pero al tener más autocontrol de la mente, es posible controlar los síntomas y sentirse más ligero y preparado para afrontar la situación.


Practicando regularmente la meditación, estarás más concentrado, disfrutando de tu día y sin preocuparte por lo que está por venir.


Ayuda a reducir los síntomas de los ataques de pánico


Al tener varias prácticas de respiración que ayudan a controlar las reacciones del cuerpo, la meditación puede ser una herramienta complementaria en el tratamiento del síndrome de pánico.


Según el estudio publicado por el American Journal of Psychiatry, la meditación, si se practica con regularidad, ayuda a reducir los síntomas relacionados con los ataques de pánico y la ansiedad.


Este análisis se realizó con un grupo de 22 personas que padecían la enfermedad y que meditaron regularmente durante tres meses. 20 personas sintieron la reducción de los síntomas.


Ayuda a dormir mejor


Si sufres de insomnio o no consigues un sueño profundo y continuo, la meditación es un remedio sagrado. En la investigación desarrollada por Royal Philips, alrededor del 72% de los brasileños ya han sufrido algún tipo de problema relacionado con el sueño.


En la mayoría de los casos, el insomnio está directamente relacionado con la agitación de la mente, los pensamientos futuros o pasados, que impiden la relajación y el descanso adecuados.


A través de la práctica, la persona es capaz de disminuir la cantidad de pensamientos, relajarse profundamente y disfrutar de una noche de sueño reparador.


Mejora las relaciones


Al ayudar a mantener el equilibrio, la meditación nos ayuda a ser individuos más ligeros y menos críticos. Es decir, al ralentizar el ritmo de los pensamientos, es posible responder a las actitudes de los demás de forma más sencilla, racional y consciente.


La meditación ayuda al respeto de las ideas de los demás, haciendo que el otro perciba este cambio de actitud y comience a reflexionar también sobre sus acciones, discursos y actitudes.


De esa forma percibimos armonía en las relaciones o conversaciones que mantenemos a lo largo del día.


Ayuda al autoconocimiento


La autorreflexión y la capacidad de escucharse a sí mismo es uno de los grandes beneficios de la meditación.

Al ser capaz de controlar más sus emociones, el individuo empieza a comprender mejor sus sentimientos y lo que ocurre en su interior, escuchando más esa voz interior o intuición, como muchos prefieren llamarla, que sólo quiere su bien.


Esta actitud más consciente de sí misma aporta equilibrio a la vida, lo que se traduce en grandes beneficios personales.


La meditación y su poder


La meditación te conecta con algo más grande. Te pone en consonancia con tu propósito vital más profundo, motivándote a seguir un camino específico que te beneficia a ti y a todos los que te rodean.


Aunque parezca algo sencillo, la meditación es una práctica que eleva tu ser para sentir que las buenas energías fluyen dentro de tu cuerpo y mente, manteniéndote en una corriente armoniosa con la vida.


La meditación va mucho más allá de relajar el cuerpo y la mente, es una actividad que fortalece tu salud y mejora tu vida, sin necesidad de realizar muchas técnicas. El ejercicio continuado mejora el estado de ánimo, aporta más felicidad y aleja varias enfermedades mentales y físicas.

Si nunca has meditado y estás interesado en saber cómo hacer de esta práctica un hábito en tu vida, haz clic aquí y comienza la transformación de tu ser hacia grandes logros junto a Dharma Global.


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo